lunes, 12 de noviembre de 2012

52. Metamorphosis

Me despierto ante un mar lleno de dudas, intento guiarme de alguna manera para poder salir, pero cada vez que intento progresar, las corrientes me llevan más a la deriva sin llegar a ningún punto posible en el pisar tierra. Hay criaturas que parecen ayudarme, en especial una reliquia que encontré hace tiempo ya, esa reliquia es un colmillo de león, es algo que me da fuerzas, sin más, a seguir buscando aquello que quiero encontrar, a veces me susurra cosas que no entiendo, pero se que son cosas sinceras, buenas, y me da la fuerza que necesito en muchos casos. La naturaleza a veces es cruel, y me devuelve todo aquel proceso al maldito lugar de antes, pero como el tiempo parece ser que mejora todo, aquel mar que estaba negro ahora se tiñe de un azul marino, que se va aclarando tornándose al color de las turquesas.
En búsqueda de la gloriosa y esperada tierra, a parte de afrontare inconvenientes, unos pequeños seres marinos, de aspecto casi transparente me acompañan y a veces parece que se tiñen de color para saber que están ahí cuando parece que no.
Dicen que en la tierra, todo se convierte, yo, rata desdichada tras épocas pasadas, espero convertirme en algo que realmente pueda ser compatible con este diente de león para que todo lo que me ha dicho se lo pueda recompensar devolviéndoselo de por vida, y a esos seres transparentes poder verlos como realmente son, compartir con ellos lo que pueda por haber estado acompañándome todo el camino, aunque visibles no fuesen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario