martes, 13 de marzo de 2012

39. Gran verdad que apenas tenemos en cuenta

Es cierto que mi forma es muy extraña,
pero culparme por ello es culpar a la naturaleza;
si yo pudiese crearme a mí mismo de nuevo
me haría de modo que te gustase a ti.
Si yo fuera tan alto
que pudiese alcanzar el polo
o abarcar el océano con mis brazos,
pediría que se me midiese por mi alma,
porque la verdadera medida del hombre es su mente.
(El texto anterior no pertenece a la imagen de a continuación, si no al "Hombre Elefante ", pero hablamos de lo mismo al fin y al cabo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario